Auxiliares de Conversación

A lo largo del curso recibimos la colaboración de auxiliares de conversación de diferentes países (EE. UU., Canadá y Australia) donde colaboran en el aprendizaje de las lenguas extranjeras de nuestros alumnos.

Auxiliares de Conversación
Auxiliares de Conversación

Mi tiempo en la escuela Sagrada Familia ha estado, de lejos, la experiencia más memorable de mi vida; ¡es cómo si yo hubiera estado soñando durante tres meses! Me considero más allá bendito y privilegiado de haber tenido la oportunidad de trabajar en una escuela notable y virtuosa como SAFA, y doy gracias a Dios por ponerme en un entorno tan bello. Recuerdo el septiembre por la mañana, como si fuera ayer, cuando entré por primera vez a la escuela y me recibieron con los brazos abiertos.

Me quedé sorprendido inmediatamente por la devoción apasionada de la escuela con la educación de sus alumnos y su dedicación a cultivar un ambiente que es a la vez propicio para el aprendizaje y fomenta el crecimiento personal. Fue realmente algo digno de contemplar. Fue impresionante ver a los estudiantes no solo sobresalir a través de un plan de estudios avanzado. Yo no podría haber trabajado con un grupo más talentoso e inspirador de estudiantes y profesores. Día a día fui testigo de la cantidad sensacional de talento, la creatividad y el potencial que fluye a través de los pasillos de la escuela. Cuando pienso en los bellos meses en Barcelona, no puedo evitar sonreír mientras mi memoria se inunda con las imágenes de las caras sonrientes de los estudiantes. Ellos realmente me recibieron y me respetan, y por eso, estoy muy agradecido. Fue un gran placer ayudar a los alumnos con sus conocimientos del idioma inglés.

Me di cuenta de una mejora en su dominio oral y escrito. Con el tiempo han adquirido más confianza. Podía sentir y ver como mi presencia hizo una diferencia positiva en su aprendizaje. Miré hacia arriba para ellos, tanto como ellos levantaron la vista hacia mí.

A menudo, crecemos con nociones preconcebidas sobre otras culturas y como funcionan, pero rara vez llegamos a escuchar, de primera mano, las perspectivas de nuestros homólogos internacionales. Fue un placer enseñar a los estudiantes sobre la historia y la cultura norteamericana, y fue igual de satisfactorio para mí aprender de ellos sobre la cultura española y catalana.

He recogido una cantidad sustancial de crecimiento personal y profesional de esta experiencia. Fue, sin duda, un momento muy gratificante y no tiene precio en mi vida. Nunca olvidaré el maravilloso personal y los maestros que me apoyaron.

A lo largo de mi tiempo a Barcelona, recorrí los principales barrios de la ciudad, además de conocer mucho sobre la historia del catalán. Aunque la ciudad y la cultura eran impresionantes, yo estaba más cautivado por las relaciones que tuve con el personal y los estudiantes en la escuela.

La Sagrada Familia será por siempre jamás en mi corazón. No puedo esperar a volver a Barcelona, no solo para visitarla, sino para tener algo más de "pan con tomate". Ah!, y una cosa más, visca el Barça!

Hector (EE. UU.)

© 2020 Escola Sagrada Família