Ahora que han llegado los días cortos, el frío y los largos ratos dentro de casa, para evitar que se nos congele la nariz, a pesar de que hayan transcurrido casi dos meses, ¿quién no añora las #safaconvis150 que vivió la escuela?

Los intensos juegos, el descubrimiento del entorno natural, dormir fuera de casa, compartir vivencias con el #safAmic, convivir con los compañeros y maestros durante dos días… Un montón de experiencias y sensaciones que ya forman parte del mágico banco de recuerdos que todos atesoran y que, por descontado, aportaron más ilusión y alegría al inicio del presente curso escolar.

Y, aún más, de entre todas estas maravillosas y dispares actividades, y con la inestimable ayuda de los tres alocados duendes de Can Paulatinos, los niños y las niñas de la escuela, encontraron el espacio, que a veces tanta falta hace en el día a día, mirar en su interior y reflexionar sobre los valores, el carisma y el la idiosincrasia que tanto define a este centro y a su alumnado..

Seguro que, desde Ed. Infantil a la ESO, todos y todas ya esperan con ilusión las próximas convivencias, el buen tiempo y ¡los macarrones de la casa en la que nos alojamos!